Comparte

PERSPECTIVA DIGITAL Practia Global 15/08/2019
3RA DIMENSIÓN
Un iceberg para la disrupción financiera
Cada vez más jugadores locales quieren formar parte del mundo fintech. Cuáles son los debates que faltan dar en un modelo que puso al cliente en el centro y por qué la integración es el reto que pocos tienen en cuenta.

El ecosistema fintech -compañías nativas digitales que brindan servicios financieros a través de la tecnología- en la Argentina no deja de crecer. Según datos de junio de 2019 de la Cámara Argentina Fintech y la Secretaría de Finanzas, hoy lo conforman 217 empresas -un 63,1% más que hace un año- con actividades que van desde el financiamiento colectivo, los préstamos, los seguros y las transferencias hasta la inversión, el blockchain y las criptomonedas y la seguridad informática. Este crecimiento se da a la luz de un mercado con inclusión financiera baja (13% de la población tiene acceso al crédito, informa el Banco Central de la República Argentina; BCRA) y llegada de internet móvil, alta (139 accesos cada 100 habitantes, según datos oficiales).

Para los próximos tres años, la proyección es notable: se estima un crecimiento de 100% en cantidad de usuarios para estas empresas con una facturación promedio anual por encima de los US$ 500.000. Una de las características de las fintech es la facilidad que tienen para hacerse con nichos de mercado que los bancos tradicionales dejaron sin explotar. Así el segmento que lidera el sector en la Argentina es el de crédito (26,7% del total de empresas), seguido por pagos y transferencias digitales -rubro que suele dominar en otros mercados- (18%), proveedor tecnológico (13,4%), blockchain y criptos (11,5%), servicios B2B (9,7%), gestión de activos (8,3%), financiamiento colectivo (7,4%), insurtech (3,2%) y ciberseguridad (1,8%). "Todo esto se da en un contexto en el que los tiempos se aceleraron y el usuario es más sofisticado, está mejor informado y tiene expectativas más altas", explica Ernesto Kiszkurno, socioen Practia Global.

No obstante, la disrupción que genera la tecnología y sus nuevos players aún debe responder un interrogante: ¿Se trata de un terreno de plena competencia o de una oportunidad de colaboración para que incumbentes y nuevos jugadores aporten lo mejor de cada uno de los mundos y lleguen a un nuevo modelo de acuerdo? En el caso de las fintech el aporte estaría en mayor agilidad, innovación y vocación de riesgo. Los bancos sumarían: enormes bases de clientes, capilaridad e infraestructura.

 

¿QUIÉN SE QUEDA CON EL DINERO?

Aquí asoma uno de los grandes desafíos para el sector: la integración. Hoy, entre la banca tradicional y la disruptiva (fintech), la pelea es por ver quién se queda con el dinero del cliente. La pregunta es, según Kiszkurno, cuánto lugar hay para quienes proveen plataformas de finanzas digitales o firmas que a través de su infraestructura tecnológica facilitan el recorrido (como las procesadoras de pago) y que están en una posición inmejorable para crecer a la sombra del conjunto.

Otro dilema es el regulatorio. Aunque los especialistas coinciden en que el proceso está a mitad de camino. La Argentina avanzó a pasos agigantados en los últimos tres años, con iniciativas como la Mesa de Innovación Financiera del Banco Central, que surgió in- formalmente en 2016 y fue oficializada en febrero de 2019 como un espacio de diálogo entre actores públicos y privados para elaborar propuestas vinculadas a medios de pago, ahorro, crédito y tecnología aplicada a los servicios financieros y sostener el crecimiento más allá de los vaivenes de la economía argentina.

Allegados al BCRA remarcan también la ampliación de los datos que ofrece la Central de Deudores, que permitió a los bureau de crédito aumentar su gama de servicios. A más información, más beneficios para los buenos pagadores, especialmente los de bajos re- cursos, que tendrán mayor acceso al crédito aún si no disponen de activos para poner en garantía. Otras herramientas son: la creación del alías CBU para facilitar las transferencias entre clientes bancarios, la llegada de la Clave Virtual Uniforme (CVU) para transferencias entre cuentas bancarias y billeteras de entidades no reguladas y el Debin, o débito inmediato, para que entidades financieras y nuevos jugadores debiten fondos de las cuentas bancarias de sus clientes, autorización previa, para realizar pagos, al igual que las comunicaciones del BCRA A6425 para pago vía códigos QR, A6220 sobre firmas digitales, A6457 acerca del uso de tecnologías inalámbricas en sucursales  bancarias  y las  A6354 y A6375 sobre la posibilidad de utilizar los servicios en la nube. En el roadmap para el segundo semestre de 2019 aparecen los de- pósitos electrónicos de cheques y la creación de e-checks. Al BCRA se sumó, en junio, la Comisión Nacional de Valores, que convirtió a su grupo de trabajo creado en 2018- en otra Mesa de Innovación para apuntalar los avances en el mercado de capitales.

 

UN ESPACIO PARA CONFLUIR

No todas las fintech apuntan a quedarse con una parte del negocio transaccional de los bancos, sino que buscan hacer un pie en sectores tan desafiantes como el de pymes. Un ejemplo es Increase, nacida en 2012 y está orientada a la gestión de las transacciones de crédito. Si bien cuenta con clientes de la talla de LATAM, Shell o Farmacity, la mayor red de farmacias de la Argentina, el 70% de su cartera son pymes a las que se les complica realizar un buen seguimiento de pagos.

Uno de los casos más notables de esta convivencia se produce con una empresa que opera desde 1995 y que está cerca de convertirse en el próximo unicornio argentino: Technisys. La firma es uno de los secretos mejor guardados del segmento B2B. En mayo, informó haber levantado US$ 50 millones en una ronda de financiamiento liderada por el fondo estadounidense Riverwood Capital (Globant, Navent, Metrotel) con el objetivo de expandirse fuera de la Argentina. ¿Qué hace? Brinda a la banca digital soluciones de marca blanca para gestionar el negocio a través de sus productos Cyberbank Digital y Cyberbank Core. O sea: produce el desarrollo que a un recién llegado al universo de las fintech le puede tomar años. Además, le permite integrarse rápidamente al ecosistema a través de Open APIs. Hoy, tiene 600 empleados y factura US$ 50 millones anuales. Entre sus clientes pueden contarse al Citibank, ABN Amro Bank, Banco Patagonia, Deutsche Bank, Banco Original (Brasil), HSBC y el Itaú, entre otros.

"Lo que está sucediendo actualmente en el sector fintech es mucho más que pagos digitales y préstamos a través del celular", resume el panorama Santiago Blois, head de Financial Services en Practia Global, el nuevo panorama. Al mismo tiempo, advierte: "Mientras la tecnología acelera sus tiempos y los individuos le siguen el paso en el plano personal, las grandes empresas hacen lo que pueden y los gobiernos se rezagan". La oportunidad no es entonces sacarle el negocio a los bancos, sino aprovechar las ineficiencias históricas que existen dentro del sistema financiero para brindar a los clientes un mejor servicio. Un banco digital con un producto novedoso pue- de correr sobre un core bancario antiguo y revolucionar el mercado. Oferta, oportunidad y una mirada customer centric están siempre por encima de la más brillante de las tecnologías.

La disrupción en el segmento financiero argentino y global es un hecho. El iceberg que recién está exhibiendo su punta: es cómo logrará integrarse entre lo tradicional y el digital. Ahí estará quién resulte ganador para aprovechar la oportunidad que presenta el futuro para este segmento.

 

"Lo que está sucediendo actualmente en el sector fintech, que es mucho más que pagos digitales y préstamos a través del celular". Resume el panorama Santiago Blois, head de Financial Services en Practia Global.

 

• 217 empresas fintech en la Argentina (+63,1% vs. 2018).

• Sólo 13% de la población argentina tiene acceso al crédito.

• Alta penetración de internet móvil: 139 accesos cada 100 habitantes.

• 4ta es la Argentina en la comparación fintech regional. Delante: Brasil, Colombia, México.


Practia Global

Contáctame
Notas Relacionadas

PERSPECTIVA DIGITAL

Última milla en optimización y eficiencia

PERPSPECTIVA DIGITAL

El banco como curador de la experiencia tecnológica

PERSPECTIVA DIGITAL

API Management